Archivos de la categoría ‘Salud’

“La energía atómica está dejando de usarse en todo el mundo porque no es rentable, y su importancia será cada vez menor en el futuro […] La energía nuclear está perdiendo significancia en todo el mundo, eso es un hecho. En resumidas cuentas, se puede decir que la tendencia a dejar de usar la energía atómica se está expandiendo de forma acelerada. El número de centrales nucleares disminuye cada vez más, y el porcentaje de energía atómica en la matriz energética también es cada vez más bajo: en todo el mundo hace 20 años era del 17 por ciento, y hoy está en un 11 por ciento.
El motivo principal es el cambio que se dio en la opinión pública al respecto, además de factores económicos. La energía atómica se encarece cada vez más, y hay otras fuentes de energía que se vuelven cada vez más competitivas”(Mycle Schneider, ganador del Premio Nobel Alternativo, editor del Informe Mundial sobre el Desarrollo de la Energía Nuclear)

______________________

La energía nuclear es la que se obtiene al manipular la estructura interna de los átomos. Se puede obtener mediante la división del núcleo (fisión nuclear) o la unión de dos átomos (fusión nuclear).

Funcionamiento de una central nuclear

El principal uso que se le da actualmente a la energía nuclear es el de la generación de energía eléctrica. Las centrales nucleares son las instalaciones encargadas de este proceso.
Prácticamente todas las centrales nucleares en producción utilizan la fisión nuclear ya que la fusión nuclear actualmente es inviable a pesar de estar en proceso de desarrollo.

El funcionamiento de una central nuclear es idéntico al de una central térmica que funcione con carbón, petróleo o gas excepto en la forma de proporcionar calor al agua para convertirla en vapor. En el caso de los reactores nucleares este calor se obtiene mediante las reacciones de fisión de los átomos del combustible.

A nivel mundial el 90% de los reactores de potencia, es decir, los reactores destinados a la producción de energía eléctrica son reactores de agua ligera (en las versiones de agua a presión o de agua en ebullición).

El principio básico del funcionamiento de una central nuclear se basa en la obtención de energía calorífica mediante la fisión nuclear del núcleo de los átomos del combustible. Con esta energía calorífica, que tenemos en forma de vapor de agua, la convertiremos en energía mecánica en una turbina y, finalmente, convertiremos la energía mecánica en energía eléctrica mediante un generador.

(Fuente: http://energia-nuclear.net/)

funcionamiento_central_nuclear_400x240

Ventajas e inconvenientes

Un tercio de la energía generada en Europa proviene de la energía nuclear, esto supone que se emiten 700 millones de toneladas de CO2 y otros contaminantes generados a partir de la quema de combustibles fósiles.

Actualmente se consumen más combustibles fósiles de los que se producen de modo que en un futuro no muy lejano se agotarían estos recursos. Una de las ventajas del uso de la energía nuclear es la relación entre la cantidad de combustible utilizado y la energía obtenida. Esto se traduce, también, en un ahorro en transportes, residuos, etc.

El principal inconveniente y lo que la hace más peligrosa es que seguridad en su uso recae sobre la responsabilidad de las personas. Decisiones irresponsables pueden provocar accidentes en las centrales nucleares pero, aún mucho peor, se puede utilizar con fines militares como se demuestra en la historia de la energía nuclear en que la primera vez que se utilizó la energía nuclear tras las oportunas investigaciones fue para atacar Japón en la Segunda Guerra Mundial con dos bombas nucleares.

Uno de los principales inconvenientes es la generación de resíduos radioactivos y la dificultad para gestionarlos ya que tardan muchísimos años en perder su radioactividad y peligrosidad.

nuclear_00325518

Accidentes nucleares

a) Chernóbil:

Fue un accidente nuclear sucedido en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin (a 18 km de la ciudad de Chernóbil, actual Ucrania) el sábado 26 de abril de 1986. Considerado, junto con el accidente nuclear de Fukushima I en Japón de 2011, como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (accidente mayor, nivel 7), constituye uno de los mayores desastres medioambientales de la historia.2 3

Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. Causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de 116 000 personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en, al menos, 13 países de Europa central y oriental.5

Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600 000 personas denominadas liquidadores en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 km de radio alrededor de la central nuclear conocida como Zona de alienación, que sigue aún vigente. Solo una pequeña parte de los liquidadores se vieron expuestos a altos índices de radiactividad. Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias dramáticas que podría haber dejado inhabitable a toda Europa.

Dos personas, empleadas de la planta, murieron como consecuencia directa de la explosión esa misma noche y 31 en los tres meses siguientes. Mil personas recibieron grandes dosis de radiación durante el primer día después del accidente, 200.000 personas recibieron alrededor de 100mSv, 20.000 cerca de 250 mSv y algunos 500 mSv. En total, 600.000 personas recibieron dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. 5.000.000 de personas vivieron en áreas contaminadas y 400.000 en áreas gravemente contaminadas, hasta hoy no existen trabajos concluyentes sobre la incidencia real, y no teórica, de este accidente en la mortalidad poblacional.

Tras prolongadas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado en diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un “sarcófago”, para aislar el interior del exterior, que se ha visto degradado en el tiempo por diversos fenómenos naturales por lo que corre riesgo de desplomarse. Desde 2004 se lleva a cabo la construcción de un nuevo sarcófago para el reactor. El resto de reactores de la central están cerrados.

Aquí dejo un link donde se puede ver el sobrecogedor reportaje “Chernóbil, la noche del fin del mundo

b) Fukushima I:

El accidente nuclear de Fukushima I ocurrido en la Central nuclear Fukushima I en 11 de marzo de 2011, comprende una serie de incidentes, tales como las explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares, fallos en los sistemas de refrigeración, triple fusión del núcleo y liberación de radiación al exterior, registrados como consecuencia de los desperfectos ocasionados por el terremoto de Japón oriental.
El 11 de marzo de 2011, a las 14:46 JST (tiempo estándar de Japón (UTC+9) se produjo un terremoto magnitud 9,0 en la escala sismológica de magnitud de momento, en la costa noreste de Japón. Cuando el terremoto fue detectado, las unidades 1, 2 y 3 se apagaron automáticamente (llamado SCRAM en reactores con agua en ebullición). Al apagarse los reactores, paró la producción de electricidad. Normalmente los reactores pueden usar la electricidad del tendido eléctrico externo para enfriamiento y cuarto de control, pero la red fue dañada por el terremoto. Los motores diésel de emergencia para la generación de electricidad comenzaron a funcionar normalmente, pero se detuvieron abruptamente a las 15:41 con la llegada del tsunami que siguió al terremoto.
La ausencia de un muro de contención adecuado para los tsunamis de más de 38 metros que han sucedido en la región permitió que la pared de agua penetrase sin oposición alguna. La presencia de numerosos sistemas críticos en áreas inundables facilitó que se produjese una cascada de fallos tecnológicos, culminando con la pérdida completa de control sobre la central y sus reactores. A consecuencia de estos incidentes surgieron evidencias de una fusión del núcleo parcial en los reactores 1, 2 y 3, explosiones de hidrógeno que destruyeron el revestimiento superior de los edificios que albergaban los reactores 1,3 y 4 y una explosión que dañó el tanque de contención en el interior del reactor. También se sucedieron múltiples incendios en el reactor 4. Además, las barras de combustible nuclear gastado almacenadas en las piscinas de combustible gastado de las unidades 1-4 comenzaron a sobrecalentarse cuando los niveles de dichas piscinas bajaron. El reactor 3 empleaba un combustible especialmente peligroso denominado “MOX”, formado por una mezcla de uranio y plutonio.
El miedo a las filtraciones de radiación llevó a las autoridades a evacuar un radio de veinte kilómetros alrededor de la planta, extendiendo luego este radio a treinta y posteriormente a cuarenta. Los trabajadores de la planta sufrieron exposición a radiación en varias oportunidades y fueron evacuados temporalmente en distintas ocasiones.
El lunes 11 de abril la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) elevó el nivel de gravedad del incidente a 7 para los reactores 1, 2 y 3, el máximo en la escala INES y el mismo nivel que alcanzó el accidente de Chernobyl de 1986.8 9
Dada la magnitud del incidente, las autoridades declararon inmediatamente el «estado de emergencia nuclear», procediendo a la adopción de medidas urgentes encaminadas a paliar los efectos del accidente. Así, se evacuó a la población residente en las zonas adyacentes (con un aumento progresivo del perímetro de seguridad) o se movilizaron las fuerzas armadas para controlar la situación. En el transcurso de los días se fueron tomando nuevas decisiones, como inyectar agua marina y ácido bórico en alguno de los reactores, suministrar yoduro de potasio a la población o desplazar los vuelos de la aviación civil del entorno de la central afectada. Las medidas adoptadas, tanto las dirigidas a controlar el accidente nuclear como las enfocadas a garantizar la estabilidad del sistema financiero nipón, fueron respaldadas por organismos tales como la Organización Mundial de la Salud o el Fondo Monetario Internacional.
En junio de 2011, se confirmó que los tres reactores activos en el momento de la catástrofe habían sufrido la fusión del núcleo.
Tras el fallo de los sistemas de refrigeración de los reactores de la central nuclear se realizaron emisiones controladas de gases radiactivos al exterior, para reducir la presión en el recinto de contención.12 Se emitió al exterior una cantidad no determinada de partículas radiactivas.
El día domingo 27 de marzo se detectó en el agua del interior de las instalaciones un nivel de radiación cien mil veces por encima de lo normal, posiblemente procedente de una fuga del reactor número 2. Estos niveles de radiación dificultaban las labores de los operarios. Asimismo los niveles de yodo radiactivo en el agua de mar en las inmediaciones de la central eran 1.850 veces mayores que los que marcan los límites legales. También se detectó plutonio fuera de los reactores, procedente posiblemente del reactor número 3, el único que trabajaba con ese elemento.
Pocos días después del accidente se detectó yodo radiactivo en el agua corriente de Tokio, así como altos niveles de radiactividad en leche producida en las proximidades de la central y en espinacas producidas en la vecina Prefectura de Ibaraki. Una semana después del accidente se pudieron detectar en California partículas radiactivas procedentes de Japón, que habían atravesado el Océano Pacífico. Algunos días después se detectó yodo radiactivo en Finlandia,  si bien en ambos casos se descartaba que los niveles de radiación detectados fuesen peligrosos.
El miércoles 27 de abril se detectó en España, y en otros países de Europa según el Consejo de Seguridad Nuclear, un aumento de yodo y cesio en el aire, proveniente del accidente de Fukushima. El Consejo de Seguridad Nuclear afirmó que no existía peligro para la salud.

Documental sobre el desastre de Fukushima I:

Ha habido más accidentes de menor envergadura. Podéis verlos aquí.

Parece que hay más inconvenientes que ventajas: Residuos que se desintegran a muy largo plazo, dificultad para gestionarlos, caro, y sobre todo inseguro, pese a todas las medidas de seguridad que requisan las plantas nucleares.

Lo peor incluso, es que puede modificar organismos a nivel de ADN, lo que quiere decir que las posibles malformaciones son hereditarias.

Espero que en el futuro (y me gustaría que fuera un futuro próximo) la humanidad abra realmente los ojos, y se apueste al 100 % por las energías renovables.

“Desde una edad temprana he rechazado el uso de la carne y llegará el día en que hombres como yo, verán el asesinato de animales como ven el asesinato de personas” (Leonardo Da Vinci, hombre polímata del Renacimiento: pintor, escultor, arquitecto, botánico, filósofo, ingeniero, etc)

____________________________________________________________

En estas fechas, próximas a celebraciones, algunos pensarán que no es el mejor momento para cuestionar el consumo de carne. Porque es incómodo, porque es algo que, algunas personas pensarán, “pueden hacerlo más adelante” (o no), o porque piensan que tiene que ser así y punto, sin dar ninguna razón válida y racional. Puestos a pensar, permitidme convertirme un poquito en vuestro “Pepito Grillo” y recordaros que, en estas fechas, muchos animales morirán. Sí, muchos,  muchísimos. Sólo para saciar nuestro apetito de carne.

Supongo que sabéis que hay muchas personas que son veganas (es decir, que no consumen productos de origen animal) y lo hacen de forma saludable. Y es más que posible, ellas mismas estarían encantadas de explicaros cómo lo consiguen, no es difícil si uno se lo propone. Y los platos son de lo más jugoso, nada de “ensaladas” a diario.

Según Igualdad Animal, organización que lucha porque los animales sean tenidos en cuenta, explica que “El veganismo es un estilo de vida basado en el respeto hacia los animales. Considerar que los animales son individuos con intereses que merecen ser respetados tiene implicaciones prácticas como tratar de evitar que miles de ellos sufran y/o mueran cada segundo en mataderos, laboratorios, zoos, acuarios, circos, granjas peleteras, etc.”

Fue Donald Watson, fundador de la Vegan Society en Inglaterra en 1944, quien acuñó la palabra “vegan” (vegano/a en español). El objetivo principal era diferenciarse de los vegetarianos, que en realidad deberían ser llamados “ovo-lacto-vegetarianos” debido a su consumo de huevos y lácteos.

Ha habido más filósofos y pensadores que han debatido sobre el veganismo y el uso de los animales, como Peter SingerTom Regan o Gary Francione, entre otros.

También podéis echar un vistazo al blog de Óscar Horta, activista antiespecista y profesor de filosofía moral en la Universidad de Santiago de Compostela (España):

http://masalladelaespecie.wordpress.com/about/

Aquí os dejo una entrevista que le realizaron, donde él ayuda a reflexionar sobre los distintos conceptos que giran sobre el uso que damos a los animales, y sus implicaciones morales:

La Empresa Campofrío, empresa cárnica conocida por sus campañas virales no exentas de menosprecio hacia las personas que no piensan como ellos, ha sacado este año un anuncio por navidad, en el cual se nos muestra una realidad sesgada. Con su publicidad no están vendiendo su producto (carne) sino “optimismo”, como bien dice la comunicadora Paula González en su blog:

http://communicationforactivism.com/2013/12/17/los-excesos-de-campofrio/

Aunque hay personas que lo consideran necesario para crear conciencia, no voy a poner en esta entrada imágenes sobre la crueldad con la que se trata a los animales en las granjas, o vídeos sobre cómo se les maltrata o se les tortura. Tampoco voy a incluir fotos sobre la vida mísera que llevan, y la tristeza que supone nacer para, al poco tiempo de ser explotado, morir sólo porque es un bien material que tiene un precio, sin tener en cuenta que es una vida que sufre y siente como nosotros.

¿Qué voy a hacer entonces?

Propongo soluciones: Unas fiestas sanas, divertidas y sabrosas, pero sin ingredientes de origen animal. ¿Difícil? para nada.

¿Aceptáis el reto? Lo voy a poner fácil: en este enlace tenéis una recopilación de más de 1000 recetas veganas

http://biovictor.com/2013/12/18/recopilacion-mas-de-1000-recetas-veganas-crudiveganas-recetas-navidenas-vegetarianas-recetarios-veganos-recetas-veganas-en-pdf-postres-crudiveganos-estas-navidades-deja-los-animales-fuera-de-tu/

Os deseo a todos unas Felices y Compasivas Fiestas.

vegana--serie--navidad

“El sistema sanitario es una verdadera mafia que crea
enfermedades y mata por dinero y poder” (Guislaine Lanctôt, la doctora autora del best seller mundial “La mafia médica”)

______________________-

Ghislaine Lanctôt ha ejercido la Medicina durante 27 años. Ahora no ejerce… aunque quisiera. ¿El motivo? Hace ocho años la retiraron la licencia de médico. ¿Por qué? Por publicar “La mafia médica” (Ed. Vesica Piscis) ¿Y qué contiene ese libro para que haya provocado tal sanción? Pues -como fácilmente se entiende a juzgar por el título- una descripción exhaustiva del “sistema de enfermedad” -y no sanitario- que actualmente existe.

El mercado farmacéutico mueve unos 200.000 millones de dólares al año. Un monto superior a las ganancias que brindan la venta de armas. Por cada dólar invertido en la fabricación de un medicamento se obtienen mil en el mercado. Este mercado, además, es uno de los más monopolizados del planeta, ya que sólo 25 corporaciones copan el 50 por ciento del total de ventas.

Este mercado, además, es uno de los más monopolizados del planeta, ya que sólo 25 corporaciones copan el 50 por ciento del total de ventas. De ellas, las seis principales compañías del sector –Bayer, Novartis, Merck, Pfizer, Roche y Glaxo- suman anualmente miles de millones de dólares de ganancias, a lo que hay que añadir más todavía, dado que todos los grandes grupos farmacéuticos son también potencias de las industrias química, biotecnológica o agroquímica. Todo ello, y su imparable avidez por seguir haciendo dinero y creciendo cual un parásito destructivo, hace que las multinacionales del sector, haciendo gala de una total impunidad, se desentiendan de su verdadero cometido, la salud, y no reparen en aplastar a competidores menores, atacar a gobiernos débiles que intenten enfrentarlas y, lo que es peor, mantener precios prohibitivos para las poblaciones de escasos recursos y a la vez fabricar productos que en muchísimos casos terminan envenenando a los eventuales pacientes. Sobrados ejemplos hay en ese sentido.

Uno de ellos tuvo como protagonista a Merck, uno de los gigantes farmacéuticos que se vio obligado a retirar del mercado a una de sus estrellas, el antiinflamatorio Vioxx (rofexocib), cuya venta le reportaba 2.500 millones de dólares al año. Pero hasta que Merck retiró ese medicamento fue demasiada la sordera, la negligencia y la falta de ética frente a las constantes advertencias sobre los riesgos cardiovasculares que producía. Actualmente, ese fármaco podría causarle a Merck muchas más pérdidas que su retiro de las ventas. En Estados Unidos, la compañía fue declarada responsable de la muerte de Robert Ernst y obligada a pagarle a su viuda 253,4 millones de dólares, pero se encuentran pendientes de resolución unas 5.000 denuncias, y puede suceder que la compañía farmacéutica tenga que desprenderse finalmente de entre 18.000 y 50.000 millones de dólares. Sin embargo no sólo Merck fue el responsable de la negligencia, sino que un organismo como la Agencia para las Drogas y los Alimentos (FDA-Foods and Drugs Agency), el ente gubernamental norteamericano que supuestamente debe velar por la salud y la alimentación de los contribuyentes, también es corresponsable.

Desde el año 2002 se sabía que el Vioxx aumentaba la posibilidad de generar infartos al corazón o problemas similares, por lo que corrieron las sospechas: ¿apoyó Merck algunos trabajos o investigaciones de la FDA, o hubo algún tipo de contraprestación? Nada de ello resultaría extraño, si nos atenemos a los antecedentes de la FDA en el juego de intereses con que son favorecidos los grandes grupos químico-farmacéuticos, y de los que nos ocupamos en notas anteriores. Lo cierto es que Merck no retiró al Vioxx del mercado hasta el año 2004, un retraso inexplicable ya que eran demasiadas las evidencias de múltiples efectos cardiovasculares adversos del fármaco, y una falta de respuesta rápida incomprensible en una compañía fundada hace 340 años.

farmafia

La conclusión no es tan difícil: las ventas del producto fueron más importantes que sus efectos adversos.

El ganador del Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts denuncia en la siguiente entrevista la forma en la que operan las grandes farmacéuticas dentro del sistema capitalista, anteponiendo los beneficios económicos a la salud y deteniendo el avance científico en la cura de enfermedades porque curar no es tan rentable como la cronicidad.

La entrevista apareció en el diario español La Vanguardia:

¿La investigación se puede planificar?

– Si yo fuera ministro de Sanidad o el responsable de Ciencia y Tecnología, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

– Parece una buena política.

– Se suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica; pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…

– ¿Y no es así?

– A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.

– ¿Cómo nació?

– La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.

– Toda una aventura.

– Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.

– ¿Fue científicamente productiva?

– Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.

– ¿Qué descubrió usted?

– Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).

– ¿Para qué sirvió?

– Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.

– ¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?

– Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.

– Le escucho.

– La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.

– Explíquese.

– La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…

– Como cualquier otra industria.

– Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

– Pero si son rentables, investigarán mejor.

– Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

– Por ejemplo…

– He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…

– ¿Y por qué dejan de investigar?

– Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que hacen crónica la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

– Es una grave acusación.

– Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para convertir en crónicas dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que le digo.

– Hay dividendos que matan.

– Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que propicie ese tipo de abusos.

– ¿Un ejemplo de esos abusos?

– Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

– ¿No me habla usted del Tercer Mundo?

– Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

– ¿Los políticos no intervienen?

– No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

– De todo habrá.

– Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…

_________________

Experimentos en animales

La compañía Procter & Gamble (P&G) –dedicada a la creación y comercialización de productos que van desde jabones, champús y detergentes a diversos cosméticos y elementos femeninos como toallas higiénicas y tampones, y que no hace mucho extendió su accionar al rubro farmacéutico- al igual que Nestlé y Colgate-Palmolive está siendo acusada en los últimos tiempos de llevar a cabo crueles experimentos de laboratorio con animales, ya sea para probar químicos, cosméticos o alimentos balanceados. Procter & Gamble es acusado por varias organizaciones protectoras de animales de realizar experimentos dolorosos, invasivos y letales en perros, gatos y otras mascotas. Algunos de los que se mencionan son alergias severas inducidas en cachorros Siberian Husky y gatos muertos en experimentos abdominales invasivos. A su vez PETA (People for Ethical Treatment for Animals)  logró introducirse en uno de los laboratorios de IAMS, empresa adquirida en 1999 por P&G, y declaró haber encontrado perros que se habían vuelto locos tras un intenso confinamiento en jaulas con barrotes que tenían escasas dimensiones, otros a los que les habían extirpado las cuerdas vocales y algunos animales languideciendo en sus jaulas, abandonados y sufriendo horrores, sin asistencia veterinaria.

Los experimentos –denunciados en varias oportunidades y que motivaron que activistas de varios países, encabezados por “Uncaged”, realizaran un día de boicot a P&G en mayo de 2005, repitiéndolo exactamente un año después- incluyen la quema de la piel de los animales con ácidos, introducirles polvos en los ojos y otras lindezas por el estilo. Todo en nombre de la ciencia, por supuesto. Por su parte, Nestlé, Purina y Petcare lleva experimentando desde 1926 en un complejo ubicado en Saint Louis, Missouri (casualmente vecinos de Monsanto), donde alojan a alrededor de 600 perros y 500 gatos en trece edificios. Ellos mismos publican sus experimentos –entre los que figuran ciertos estudios en los que inducen fallos renales en perros y otros animales para después experimentar su cura con una dieta baja en proteínas- en periódicos científicos, con el fin de engordar las carreras y currículums de sus investigadores. En cuanto a Colgate-Palmolive, realiza sus pruebas en el Hill’s Pet Nutrition, en Topeka, Kansas. Hace algunos años, la Unión Británica contra la Abolición de la Vivisección publicó detalles de un experimento llevado a cabo por la compañía en la Universidad de Columbia, en el que se encerraba a conejillos de Indias en pequeños tubos de plástico y se les aplicaba una fuerte solución de sulfuro durante cuatro horas al día por espacio de tres días. Ello causaba que la piel de los animales se quebrase y sangrase.

CATDEV2

Ser más conscientes

Como dijo George Orwell,  “En una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario”. Debemos de ser conscientes de estas manipulaciones y daños gratuítos a nuestra costa, a costa de los más débiles. Boicot, esa es la palabra que tenemos que usar cuando no solamente protestamos por lo que no está bien, sino por lo que creemos, y porque hay necesidad de justicia. Informarse, digerir la información y actuar, porque la pasividad no genera cambios. Como dijo la doctora del vídeo de más arriba: Auto-ínfórmate, sé más consciente y proactivo, haz ejercicio regularmente y come de forma saludable, porque esa debe de ser tu medicina.

 

“No me cabe duda de que forma parte del destino humano, en su mejoramiento gradual, dejar de comer animales.” (Henry David Thoreau,1817-1862, escritor, poeta y filósofo estadounidense)

_______________________________________

Si bien el comer animales está incorporado dentro de la tradición humana desde tiempos remotos, muchas voces son las que se alzan (y se han alzado a lo largo de la historia) contra un hábito al que consideran erróneo.

El hecho de no comer carne suele ser visto más que como una elección alimenticia, sino como una razón absolutamente ética. Muchas personas consideran que matar animales no es lo adecuado para satisfacer sus necesidades. Y pensar un poco más sobre estos temas nunca viene mal.

¿Es realmente saludable comer carne?

Un interesante estudio sobre la alimentación realizado en EE UU durante ocho años, reveló que quien come mucha carne tiene más probabilidades de padecer cáncer que un vegetariano. Se estudiaron los hábitos de 500.000 personas entre los 50 y 70 años de edad, entre los que se encontraban consumidores de mucha carne y otros de poca carne, con lo que se pudo observar los riesgos y las diferencias entre ellos.
Entre los que comían mucha carne, la carne roja fue la que tuvo consecuencias más trágicas, es decir, supuso un aumento de riesgo del 24 % entre sus consumidores. Esto significa una cuarta parte más de cáncer que entre los consumidores de menos carne, sobre todo cáncer intestinal, lo que en muchos casos ya era conocido por los médicos de la antigüedad (Estos habían dicho que la muerte se asentaba en el intestino). Este es un saber que se perdió con el tiempo, pero que hoy en día vuelve a confirmarse. Una alimentación errónea conduce al cáncer de intestino.
Además el 40-60 % del cáncer de páncreas e hígado está producido por un consumo desmesurado de carne, lo que es una carga excesiva para organismo. En realidad esta enfermedad no es otra cosa que un crecimiento desmedido e incontrolado de células enfermas.
¿Pero qué es lo que ocurre realmente con los animales en las granjas de cría intensiva? Allí los animales son criados para producir en el menor tiempo posible la mayor cantidad de carne. Lo que podría a su vez, una vez consumidos, crear una situación de crecimiento celular incontrolado y anormal en nuestro organismo. Cuando las grasas y proteínas de la carne nadan en el cuerpo humano, es como una contaminación de petróleo en el mar. Las células en el sistema inmunológico están totalmente paralizadas porque no pueden neutralizar estas partículas dañinas.
Además existe un gran abanico de enfermedades, de infecciones y de trastornos que son favorecidos por un consumo desmesurado de carne. Por ejemplo, la principal causa de muerte, las enfermedades cardiovasculares, la que aumenta a la par que aumenta el consumo de carne. Pero también la diabetes, el infarto del miocardio, apoplejía, perturbaciones de la circulación sanguínea, osteoporosis, artritis, artrosis, reuma, gota y obesidad entre otras. No hay que olvidar que también la sensibilidad al dolor aumenta. Con todo lo anteriormente descrito queda patente la poca saludabilidad que presenta comer carne.

“The China Study”

“The China Study” es un libro escrito por T. Colin Campbel, Jacob Gould Schurman Profesor Emérito de Bioquímica Nutricional en la Universidad de Cornell , y su hijo Thomas M. Campbell II.

Con más de 50 millones de ejemplares vendidos en el mundo entero y  de uno de los libros más vendidos de Estados Unidos acerca de la nutrición, además de una película recientemente estrenada en EEUU “Forks Over Knives” basada en los problemas alimenticios que revela El Estudio de China, este libro revolucionario, que marcará un punto de inflexión en lo referente a la salud y la alimentación. El Estudio de China es un revelador documento en el que el científico nutricionista Colin Campbell expone las conclusiones de más de dos décadas de estudio sobre los efectos que la alimentación, en especial el consumo de proteínas animales, tiene sobre la salud. Más concretamente, sobre enfermedades típicamente occidentales como la diabetes, los problemas cardiovasculares, determinados cánceres, etc. El New York Times lo llamó el Gran Prix de la Epidemiología.

El Dr. T. Colin Campbell y su hijo Thomas M. Campbell II llevaron a cabo estudios donde se compara la dieta rural en China la cual se basa principalmente en plantas contra la dieta en Estados Unidos la cual es alta en alimentos procesados y de origen animal, los resultados obtenidos se plasmaron en el libro llamado The China Study.

Los resultados obtenidos fueron:

Grasa: Los chinos consumen la mitad de la grasa que los estadounidenses.
Proteína: Los chinos consumen un tercio menos de proteína que los estadounidenses.
Carbohidratos: Los estadounidenses consumen un 30% menos de carbohidratos que la gente en China.
Fibra: Los estadounidenses consumen un 70% menos fibra que la gente, en promedio, en China.
Enfermedades del corazón (mujeres): Las mujeres estadounidenses tienen cinco veces más riesgo de morir por enfermedades del corazón que las mujeres chinas.
Enfermedades del corazón (hombres): Los hombres de mediana edad en Estados Unidos tienen un 1700% más de probabilidad de morir por enfermedad del corazón que los hombres de la misma edad en China.

Por otro lado:
· Aproximadamente el 90% de la proteína que se consume en China proviene de plantas; el 70% de la proteína que se consume en Estados Unidos proviene de animales.
· La nación con el índice más bajo de cáncer de mama en el mundo es China.
· Hay índices más bajos de enfermedades del corazón en las regiones donde se consume menos proteína de origen animal y más vegetales, fruta y granos.
· En la dieta china se incluye carne de mamíferos una o dos veces al mes, aves (incluyendo huevos) de dos a tres veces por semana y pescado cuando se puede conseguir en el mercado.
· En China se consumen muy pocos lácteos.

Aquí dejo unos enlaces para que podáis leerlo íntegramente:

“The China Study” (Completo, en inglés)

“The China Study” (Completo, en español)

Y aquí está la película basada en el libro anteriormente mencionada:  Forks over Knives (subtitulada al español)

Aquí dejo también al profesor T. colin Campbell, hablando sobre proteína animal (carne y leche)


¿Estamos a tiempo de cambiar nuestros hábitos? Por supuesto que sí. Una transición hacia un estilo de vida vegetariano-vegano es más que recomendable y posible. En un futuro tu cuerpo (y el de los animales que no han tenido que morir para alimentarte) te lo agradecerán.

“Hace quince años, todos los gobiernos de los países industrializados apostaron en el desarrollo de la industria de la biotecnología, donde se ha invertido mucho dinero público. Los gobiernos saben que hay problemas con los OGM (Organismos Genéticamente Modificados), pero si consiguen y publican los resultados de los análisis, resultará que todo lo autorizado hasta el momento ha sido un error de graves consecuencias”

” No hay forma de controlar o limitar territorialmente el cultivo transgénico. Cuando hay un diez por ciento de campo cultivado con transgénicos, ya no lo puedes detener. Una vez que sueltas algo en el medio ambiente, por definición no puedes confinarlo. No puedes poner puertas al campo. Y no son sólo los insectos. Es suficiente con que se mezclen las semillas en los silos, con la maquinaria… Por eso es muy importante no hacer farmacia en el campo. Es incontrolable” (Dr. Guilles-Eric Seralini, biólogo molecular experto de la Comisión europea en transgénicos)

(Ver aquí la entrevista completa)

_____________________________

zona-libre1

Un organismo genéticamente modificado (abreviado OMGOGM o GMO, este último del inglés Genetically Modified Organism) es cualquier organismo (capaz de reproducirse o de transferir material genético, incluidas las entidades microbiológicas celulares o no) cuyo material genético ha sido modificado de una manera que no se produce de forma natural en el apareamiento o en la recombinación natural.

En el siglo XXI su cultivo, uso y comercialización se ha extendido a varios países y regiones, sin embargo, existen aún fuertes controversias en cuanto a que sean seguros y/o convenientes para la salud y para la alimentación de los seres humanos, en especial en el caso de las plantas y animales OGM.

Un caso particular de OGM son los organismos transgénicos, a los que se ha introducido en su genoma uno o varios genes procedentes de una especie diferente.

Los  alimentos transgénicos son aquellos que fueron producidos a partir de un GMO mediante ingeniería genética. Dicho de otra forma, es aquel alimento obtenido de un organismo al cual le han incorporado genes de otro para producir las características deseadas. En la actualidad tienen mayor presencia de alimentos procedentes de plantastransgénicas como el maíz, la cebada o la soja.

Se comenzó a utilizar esta técnica en los cultivos por sus supuestos beneficios: mayor resistencia a las plagas de insectos, alimentos más duraderos y con cualidades más “deseables” a ojos del consumidor, reducción de costes de producción, etc. Pero, ¿cuál es el precio que hay que pagar por estas bondades que ofrecen los alimentos GMO?

1- Riesgos Medioambientales:

A corto, medio y largo plazo, incremento de la contaminación química (ej. con las plantas tolerantes a un herbicida, el agricultor puede usar grandes cantidades de ese herbicida). Contaminación del suelo por acumulación de la toxina.
Posibilidad de cruzamientos exteriores que podrían dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de malas hierbas más agresivas o de parientes silvestres con mayor resistencia a las enfermedades o provocar tensiones ambientales, trastornando el equilibrio del ecosistema. Pueden crearse nuevos virus y aumentar la resistencia de los virus naturales.
2-Desaparición de biodiversidad:
• Por el aumento del uso de productos químicos (efectos sobre flora y fauna);
• Por las toxinas fabricadas por las plantas (matan a insectos beneficiosos o pájaros);
• Por la contaminación genética: Se puede transmitir la modificación genética a especies silvestres emparentadas con la planta transgénica.
Y hay más peligros que acechan:
  • Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas lo que significa que los agricultores tienen poca capacidad de elección.
  • Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99% de agricultores y agricultoras no los cultivan y el 90% de la superficie agrícola mundial sigue libre de transgénicos.
  • La industria anunciaba que en el año 2000 en el 50% de la superficie agraria europea se utilizarían cultivos transgénicos. Actualmente, solo cerca del 0,1% de la superficie agrícola se utilizan transgénicos, lamentablemente la inmensa mayoría en España.
  • Aproximadamente el 20% de los gases de efecto invernadero (GEI) son producidos por la agricultura industrial debido al uso excesivo de fertilizantes de síntesis.
  • El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo. Entre 1996 y 2011, su uso asociado a los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato ha supuesto un incremento de 239.000 kg en el uso de herbicidas en EEUU.
  • En los últimos inviernos, la mortalidad media de las colonias de insectos en Europa ha sido del 20% (con un amplio rango de entre el 1,8% y el 53% de unos países a otros)
  • De los 52 mil millones de dólares anuales gastados en investigación agrícola, tan solo menos del 0,4% se dedica a investigar y evaluar iniciativas específicamente ecológicas

ALIMENTOS_TRANSGENICOS_RGB

Este es un documental llamado “Semillas esclavas” en la que se habla de la problemática de los cultivos transgénicos en España:

Inicialmente se empezó a experimentar con animales para ver las mutaciones creadas si se manipulaban genéticamente, haciéndolos también transgénicos. Son conocidos los animales y plantas a los que se les inoculó ADN de luciérnaga o de una medusa con capacidad fluorescente para poder ver claramente la expresión de dichos genes en el animal modificado.

Está claro que, si la ética falta en el tema agrario, no iba a ser menos la cuestión de experimentación animal. Experimentos aberrantes y dolorosas selecciones animales para ser más económicas, sin interesarse por la calidad de vida de dicho animal (ej. los pollos bróiler, las vacas modificadas para obtener más carne, y un largo etcétera…)

Es muy importante leer las etiquetas de la procedencia de los alimentos. Pero lo mejor es comprar vegetales de orígen ecológico y a ser posible, de alguien a quien se conozca, porque puede dar más garantías que la comprada en un supermercado. Lo ideal (pero muy complicado en las ciudades) sería tener un pequeño huerto, o macetas donde poder cultivar vegetales para auto consumo.

El sistema actual de producción es insostenible, egoísta y sin ética. Las compañías multinacionales campan a sus anchas ante el beneplácito de gobiernos, que se lo permiten. Pero con un pequeño granito de arena cada uno de nosotros, podemos luchar en nuestra pequeña parcela e ir ganando terreno. No podemos quedarnos quietos ni callados. Es importante también divulgar y boicotear a estas compañías:

boicot

transgenicos_iii_semana_2011

Seguramente todos tenemos en nuestra cocina utensilios hechos de diferentes materiales: sartenes de teflón, de aluminio, de cerámica, cacerolas de acero inoxidable, cucharas de madera, de plástico, coladores de aluminio, “tuppers“, recipientes de vidrio, etc.

Ahora bien, ¿Son todos estos elementos seguros cuando se calientan? ¿y cuando entran en contacto con los alimentos?

Adjunto una entrevista al Dr. Joseph Mercola, físico osteopático y empresario. Aquí habla de los distintos materiales con los que están hechos los utensilios de cocina, y si son seguros o no:

(entrevista en inglés, con posibilidad de subtitularlo al español)

En primer lugar voy a hablar del aluminio. No es un material aconsejable, ya que es neurotóxico. Está prohibido para uso culinario en muchos países. Hay un tipo de material llamado “aluminio adonizado ” (es decir, sellado) que impide la incorporación del aluminio a los alimentos.

Las cacerolas de acero inoxidable son una aleación de hierro y carbono a la que se le añaden diferentes proporciones de metales pesados, por ejemplo el acero 18/10 lleva 18 partes de níquel y 10 de plomo, por lo que el más indicado sería el acero quirúrgico y el acero japonés.

El teflón es un material sintético que se usa como antiadherente en utensilios de cocina de forma generalizada. Contiene una sustancia llamada  “APFO”, que se acumula en el cuerpo y produce alteraciones graves en los seres vivos (esterilidad, hipotiroidismo, cáncer…). A pesar de las evidencias médicas, se sigue usando impunemente en las sartenes.

Los materiales plásticos, como ya citamos en el anterior post, son altamente contaminantes en su producción y la mayoría no biodegradables, actúan como disruptores endorcrinos alterando las funciones hormonales tanto en hombres como en mujeres.

Las cazuelas de barro tradicionales suelen llevar plomo u otros metales pesados. En estos últimos debemos tener cuidado cuando se desconchan ya que los materiales que hay en la base pueden no ser inocuos.

Aquí dejo dos enlaces donde se habla más ampliamente de estos materiales, así como las consecuencias de utilizarlos de forma prolongada:

http://ponce.inter.edu/cai/reserva/jvelazquez/metoxico.htm

http://nofun-eva.blogspot.nl/2008/11/utensilios-de-cocina-y-toxicidad.html

Por fortuna, disponemos de otros materiales más saludables con los que podemos cocinar los alimentos:

La madera es un material por lo general seguro, lo único que tenemos que tener especial higiene con ellas (en especial las tablas de cortar) para evitar la acumulación de bacterias.

El vidrio es un material inerte y hay tipos que resisten al calor como el vidrio borosilicato, (tipo pírex). Este material sería una buena opción tanto para cocinar como para las fiambreras.

La silicona es un polímero sintético que se obtiene a partir de sílice de arena. Por sus particularidades, en la cocina es un material con una importante capacidad antiadherente (no se pegan los alimentos), flexible, resistente a temperaturas que oscilan desde -60ºC hasta 260ºC. Su toxicidad es escasa.

El titanio es un metal inerte y atóxico muy resistente y estable. Podemos elegir este tipo de revestimiento por ejemplo, en las sartenes.

Los esmaltados de porcelana no reaccionan con la comida, resisten los arañazos, y no se manchan ni retienen olores de la comida. Son por ello inertes y seguros de utilizar. Conviene escoger utensilios esmaltados de calidad, que duran de por vida. Los más baratos llevan una capa de esmalte tan fina que sí puede desconcharse, y entonces es recomendable deshacerse de ellos para que los trocitos de esmalte no vayan a parar a la comida.

En nuestras manos (y en nuestras cocinas) está la decisión de mirar por nuestra salud, en la que, como hemos visto también influye los utensilios que usamos.

12490097-coleccion-de-utensilios-de-cocina-y-simbolos-de-alimentos

“El ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día. Se requiere una acción urgente para hacer frente a esta situación”, asegura Henning Steinfeld, Jefe de la Subdirección de Información Ganadera y de Análisis y Política del Sector de la FAO, y uno de los autores del estudio “La larga sombra del ganado-aspectos medioambientales y alternativas” (FAO, 2006)

________________________________

Para más información, dejo aquí el enlace donde se puede descargar el informe completo de la FAO (Food and Agriculture Organization) “La larga sombra del ganado”:

http://www.fao.org/docrep/011/a0701s/a0701s00.htm

Algo tan necesario y cotidiano como alimentarse con unos determinados alimentos tiene unas consecuencias. En este caso, pongo el ejemplo de la carne: la ganadería. ¿Qué se esconde tras ese trozo de carne envuelto en una bandeja de plástico? ¿Qué proceso siguió hasta llegar ahí? ¿Quién fue su propietario? ¿De qué se alimentó? ¿Cómo y dónde vivió? ¿Qué recursos se necesitaron?

En esta entrada voy a atenerme únicamente al tema medioambiental, es decir, a lo publicado en el informe anteriormente citado:

-Tierra:

En él se explica que la ganadería ocupa el 30 % de la superficie del planeta, y también un 33 % de la superficie cultivable. Es de sobra conocido el problema de la deforestación, sobre todo en Sudamérica, donde el 70  % de los bosques que han desaparecido se han destinado a pastizales, los cuales degradan la tierra.

-Agua:

El ganado contamina 10 veces más el agua que el hombre. El resultado de esta contaminación es debido a los desechos animales, antibióticos y hormonas suministrados, productos químicos para teñir las pieles, fertilizantes y pesticidas usados para fumigar los cultivos de forraje. Hay que añadir que este sector genera casi 2/3 partes del amoníaco que contribuye a la lluvia ácida y la acidificación de ecosistemas.

-Biodiversidad:

El ganado supone el 20 % del total de biomasa terrestre, y el espacio que ocupa hoy día, era el espacio que usaban las otras especies silvestres.

-Emisiones a la atmósfera:

El sector ganadero es el responsable del 9% del CO2 procedente de las actividades humanas, pero produce un porcentaje mucho más elevado de los gases de efecto invernadero más perjudiciales. La mayor parte de este gas proviene del estiércol. También es responsable del 37 %  del metano producido y el 64 % del amoníaco (que contribuye a la “lluvia ácida”)

A continuación os dejo una lista sobre qué es lo que más produce CO2:

http://www.co2list.org/files/carbon.htm

Este documental, llamado “Meat the truth” (subtitulado al español) fue elaborado por el “Partij voor de Dieren” (partido de los animales holandés) de la Fundación Nicolaas G. Pierson (NGPF), habla de las verdades de la carne, lo que anteriormente citábamos:

¿Y qué podemos hacer nosotros?

Podemos intentar disminuir nuestro consumo de carne, o ser vegetarianos. Si realmente entendemos el alcance de esta cuestión, podemos tomar parte activa en nuestra firme decisión de no querer contribuir en lo que no es correcto.