“No me cabe duda de que forma parte del destino humano, en su mejoramiento gradual, dejar de comer animales.” (Henry David Thoreau,1817-1862, escritor, poeta y filósofo estadounidense)

_______________________________________

Si bien el comer animales está incorporado dentro de la tradición humana desde tiempos remotos, muchas voces son las que se alzan (y se han alzado a lo largo de la historia) contra un hábito al que consideran erróneo.

El hecho de no comer carne suele ser visto más que como una elección alimenticia, sino como una razón absolutamente ética. Muchas personas consideran que matar animales no es lo adecuado para satisfacer sus necesidades. Y pensar un poco más sobre estos temas nunca viene mal.

¿Es realmente saludable comer carne?

Un interesante estudio sobre la alimentación realizado en EE UU durante ocho años, reveló que quien come mucha carne tiene más probabilidades de padecer cáncer que un vegetariano. Se estudiaron los hábitos de 500.000 personas entre los 50 y 70 años de edad, entre los que se encontraban consumidores de mucha carne y otros de poca carne, con lo que se pudo observar los riesgos y las diferencias entre ellos.
Entre los que comían mucha carne, la carne roja fue la que tuvo consecuencias más trágicas, es decir, supuso un aumento de riesgo del 24 % entre sus consumidores. Esto significa una cuarta parte más de cáncer que entre los consumidores de menos carne, sobre todo cáncer intestinal, lo que en muchos casos ya era conocido por los médicos de la antigüedad (Estos habían dicho que la muerte se asentaba en el intestino). Este es un saber que se perdió con el tiempo, pero que hoy en día vuelve a confirmarse. Una alimentación errónea conduce al cáncer de intestino.
Además el 40-60 % del cáncer de páncreas e hígado está producido por un consumo desmesurado de carne, lo que es una carga excesiva para organismo. En realidad esta enfermedad no es otra cosa que un crecimiento desmedido e incontrolado de células enfermas.
¿Pero qué es lo que ocurre realmente con los animales en las granjas de cría intensiva? Allí los animales son criados para producir en el menor tiempo posible la mayor cantidad de carne. Lo que podría a su vez, una vez consumidos, crear una situación de crecimiento celular incontrolado y anormal en nuestro organismo. Cuando las grasas y proteínas de la carne nadan en el cuerpo humano, es como una contaminación de petróleo en el mar. Las células en el sistema inmunológico están totalmente paralizadas porque no pueden neutralizar estas partículas dañinas.
Además existe un gran abanico de enfermedades, de infecciones y de trastornos que son favorecidos por un consumo desmesurado de carne. Por ejemplo, la principal causa de muerte, las enfermedades cardiovasculares, la que aumenta a la par que aumenta el consumo de carne. Pero también la diabetes, el infarto del miocardio, apoplejía, perturbaciones de la circulación sanguínea, osteoporosis, artritis, artrosis, reuma, gota y obesidad entre otras. No hay que olvidar que también la sensibilidad al dolor aumenta. Con todo lo anteriormente descrito queda patente la poca saludabilidad que presenta comer carne.

“The China Study”

“The China Study” es un libro escrito por T. Colin Campbel, Jacob Gould Schurman Profesor Emérito de Bioquímica Nutricional en la Universidad de Cornell , y su hijo Thomas M. Campbell II.

Con más de 50 millones de ejemplares vendidos en el mundo entero y  de uno de los libros más vendidos de Estados Unidos acerca de la nutrición, además de una película recientemente estrenada en EEUU “Forks Over Knives” basada en los problemas alimenticios que revela El Estudio de China, este libro revolucionario, que marcará un punto de inflexión en lo referente a la salud y la alimentación. El Estudio de China es un revelador documento en el que el científico nutricionista Colin Campbell expone las conclusiones de más de dos décadas de estudio sobre los efectos que la alimentación, en especial el consumo de proteínas animales, tiene sobre la salud. Más concretamente, sobre enfermedades típicamente occidentales como la diabetes, los problemas cardiovasculares, determinados cánceres, etc. El New York Times lo llamó el Gran Prix de la Epidemiología.

El Dr. T. Colin Campbell y su hijo Thomas M. Campbell II llevaron a cabo estudios donde se compara la dieta rural en China la cual se basa principalmente en plantas contra la dieta en Estados Unidos la cual es alta en alimentos procesados y de origen animal, los resultados obtenidos se plasmaron en el libro llamado The China Study.

Los resultados obtenidos fueron:

Grasa: Los chinos consumen la mitad de la grasa que los estadounidenses.
Proteína: Los chinos consumen un tercio menos de proteína que los estadounidenses.
Carbohidratos: Los estadounidenses consumen un 30% menos de carbohidratos que la gente en China.
Fibra: Los estadounidenses consumen un 70% menos fibra que la gente, en promedio, en China.
Enfermedades del corazón (mujeres): Las mujeres estadounidenses tienen cinco veces más riesgo de morir por enfermedades del corazón que las mujeres chinas.
Enfermedades del corazón (hombres): Los hombres de mediana edad en Estados Unidos tienen un 1700% más de probabilidad de morir por enfermedad del corazón que los hombres de la misma edad en China.

Por otro lado:
· Aproximadamente el 90% de la proteína que se consume en China proviene de plantas; el 70% de la proteína que se consume en Estados Unidos proviene de animales.
· La nación con el índice más bajo de cáncer de mama en el mundo es China.
· Hay índices más bajos de enfermedades del corazón en las regiones donde se consume menos proteína de origen animal y más vegetales, fruta y granos.
· En la dieta china se incluye carne de mamíferos una o dos veces al mes, aves (incluyendo huevos) de dos a tres veces por semana y pescado cuando se puede conseguir en el mercado.
· En China se consumen muy pocos lácteos.

Aquí dejo unos enlaces para que podáis leerlo íntegramente:

“The China Study” (Completo, en inglés)

“The China Study” (Completo, en español)

Y aquí está la película basada en el libro anteriormente mencionada:  Forks over Knives (subtitulada al español)

Aquí dejo también al profesor T. colin Campbell, hablando sobre proteína animal (carne y leche)


¿Estamos a tiempo de cambiar nuestros hábitos? Por supuesto que sí. Una transición hacia un estilo de vida vegetariano-vegano es más que recomendable y posible. En un futuro tu cuerpo (y el de los animales que no han tenido que morir para alimentarte) te lo agradecerán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s