Archivos para julio, 2013

“No pretendo saber lo que pasa por la mente de los demás, me interesa conseguir que la gente deje de oprimir a otros -ya sean “los otros” animales, mujeres, gente de otro color u otra educación o cualquiera que sea […] La vivisección no existiría si un número suficiente de personas rechazara la idea de que es aceptable utilizar animales como medios para nuestros fines. […] El problema es una sociedad que trata a los animales como propiedad” (Gary Francione, profesor de Derecho en New Jersey y fundador del Rutgers Animal Rights Law Centre)

______________________________

Cada año, millones de animales en todo el mundo son víctimas de atroces y dolorosas pruebas experimentales en los laboratorios. La gran presión de los grupos de defensa de los animales, colectivos científicos y de la propia opinión pública cada vez mejor informada, han conseguido reducirlos considerablemente en los últimos años, pero aún hay laboratorios que siguen realizándolos a pesar de existir métodos científicos que no implican el uso de animales.

Existen métodos alternativos, y con una fiabilidad muy alta Sin embargo, muchos laboratorios se resisten a utilizarlos.

Para más inri, y al contrario de lo que la mayoría de la población cree, en la actualidad, la mayoría de experimentos con animales NO se realizan con finalidades estrictamente médicas, sino militares. Por tanto son doblemente rechazables, ya que se causan daños innecesarios a los animales con la finalidad de causar la mayor cantidad de daños innecesarios a personas. Debido al estricto secreto de Estado, se conoce muy poco sobre los experimentos militares, pero lo poco que se ha podido saber revela que su finalidad es básicamente probar gases tóxicos, la capacidad de destrucción de nuevas armas, e incluso entrenar a los soldados para que estos se insensibilicen y se familiaricen con la acción de matar.

Pero entonces, ¿cuáles son los principales motivos de utilizar a los animales en laboratorios=?

1. Motivos económicos:

dado lo “barato” de la “materia prima”, por ejemplo, o bien por las becas y ayudas a la investigación, que suponen la reiteración del mismo experimento innumerables veces, torturando y matando de la misma forma para asegurarse, determinados laboratorios comerciales o universitarios, el ingreso anual de fondos.

En concepto de “investigación y desarrollo”, muchos laboratorios reciben millones en ayudas, y plantean casos y probabilidades muchas veces basados sólo en el de mayor presupuesto (el de mayor entrada de dinero en ayudas) y con finalidades prácticamente irracionales: ¿pastillas que evitan tu muerte si explota una bomba nuclear y te alcanza la radiación? Un experimento de este tipo, además, supone pagar una gran cantidad a una instalación militar por alquilar sus dependencias para radiar a los animales.

2. Estrategias comerciales:

Para robar sustancias adictivas: La empresa quiere conseguir un producto que a cause adición en el consumidor, y por ello quiere medir los índices de adicción de algunas sustancias.

Pruebas de toxicidad. La empresa quiere realizar un estudio para conocer los efectos que pueda tener su producto, para afrontar y defenderse de posibles demandas judiciales futuras de consumidores a los cuales el producto haya podido causar algún efecto negativo. De esta forma la empresa puede presentar estudios realizados previamente en los cuales alega no haber detectado efectos secundarios indeseados.

La experimentación con finalidades estrictamente médicas es un hecho que muchas personas, aunque les pese, consideran un mal necesario. La causa de este hecho se encuentra en las campañas de marketing de las poderosísimas industrias farmacéuticas, y en mantener a la población desinformada sobre las alternativas efectivas que pueden ser más fiables que la experimentación animal.

3. Motivos militares:

Como anteriormente hemos citado, se utilizan todo tipo de animales, en especial los mamíferos superiores (caballos, delfines, monos, perros, etc.) en pruebas casi siempre de agentes biológicos, y en la mayoría de las ocasiones a ciegas en cuanto a la viabilidad.

Son ensayos encaminados a obtener el mayor porcentaje de bajas con el menor riesgo propio, ya sea probando a los animales como armas ya sea probando los efectos de las armas en los animales. Recordemos cómo en la II Guerra Mundial, por ejemplo, se entrenaron perros para que buscaran su comida bajo los carros de combate, para luego soltarlos en campo abierto hacía los carros enemigos con minas adheridas a su cuerpo.

4. Motivos académicos:

En muchas ocasiones, estamos hablando de experimentos completamente descabellados, fuera de cualquier lógica, que se llevan a cabo sólo para “cubrir un expediente” dentro de un proyecto de carrera, y que son abandonados después sin más consecuencia que la muerte de los animales utilizados.

EXPERIMENTOS CLÁSICOS QUE SE HAN REALIZADO Y SE REALIZAN EN ANIMALES

A pesar de que en aplicación de la Directiva 2003/15/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE, desde marzo de 2013 algunos de los experimentos abajo descritos no son utilizados en productos cosméticos, los incluimos como ejemplo de lo sucedido hasta ahora dentro de la UE, de lo que sigue sucediendo fuera de sus fronteras y porque pueden seguir en uso en otras áreas de experimentación.

Test Draize

Para probar, por ejemplo, un nuevo champú, son introducidos una gran cantidad de conejos en cajones que parecen cepos porque tienen un sólo agujero para el cuello, de modo que sólo les queda fuera la cabeza y sin posibilidad de esconderla, ya que el agujero es tan estrecho como el cuello del animal. Durante varios días les vierten en uno de los ojos una solución concentrada del producto en cuestión, y el ojo sano sirve como referencia. ¿Por qué se utilizan conejos? Porque estos animales no lagrimean lo suficiente como para que la lágrima limpie el ojo y elimine la sustancia. Además, para mayor seguridad, les sujetan los párpados con pinzas para que ni tan siquiera puedan parpadear al sentir el contacto de la dolorosa sustancia en un intento natural de aliviar tanta tortura.

La reacción más fuerte suele provocar la pérdida de la visión, y con anterioridad hinchazones e irritaciones. ¡El animal chilla y golpea con las patas el cajón, buscando alivio… un alivio que no llega, y muchos se parten la columna vertebral en los desesperados intentos por liberarse!

Test de la piel

Es otro tipo de experimentacion con animales de los muchos que existen. Como es imprescindible poner al descubierto la piel, le arrancan el pelo con cinta adhesiva. El animal ha sido previamente inmovilizado para impedir que se rasque o se lama la futura herida. Le aplican las sustancias irritantes con las que se esté experimentando y luego le cubren la zona con yeso adhesivo. Días después los investigadores observan la reacción del irritante. Esta prueba puede repetirse, y a veces en la misma zona del cuerpo, durante todo un año.

Experimentación con animales de sustancias peligrosas

La palabra “DL50” significa “Dosis Letal 50”. El 50% del grupo de animales utilizados en el experimento han de morir obligatoriamente, víctimas de terribles sufrimientos.

Muchas son las empresas que poseen sustancias calificadas como peligrosas, que experimentan en animales:, sustancias como hidróxido sódico, nitrato mercurioso, ioduro potásico, ácidos fórmico, tánico, sulfúrico, clorhídrico, mercurocromo, fluiresceína, resolcinol, etc. Es obligatorio que estas sustancias sean experimentadas en animales, al menos, DL50 oral en rata o DL50 cutánea en rata o conejo, o CL50 inhalatoria en rata. Es decir, los animales son sometidos a estas sustancias mediante tres procedimientos distintos: oral, cutáneo o por inhalación. El criterio Hazard Rating (HR) posee tres niveles de peligrosidad de la sustancia. Un HR indica LD50<400 mg/kg., o LC50<100ppm, o TLV<100ppm, es decir, que el material es explosivo, espontáneamente inflamable o altamente reactivo. Esto significa que les introducen por la boca, la nariz o la piel, sustancias que explotan, se encienden solas o les corroen la piel.

La mayoría de animales utilizados en laboratorios son conejos blancos, ratas y ratones y cobayas (de aquí la expresión ser un conejillo de Indias). El porqué de la utilización masiva de estos es su bajo coste. Pero no hay ninguna ventaja ni semejanza en sus organismos para qué los estudios sobre ellos aporten resultados más fiables. Lógicamente sería más caro, para laboratorios y universidades, comprar primates para cada uno de sus experimentos.

En el caso de los perros, el de laboratorio por antonomasia es el beagle, el cual ha sido predilecto para los vivisectores por ser pequeños y dóciles en su carácter. Es decir, víctimas fáciles.

Aquí hay un breve vídeo en el que se resume todo ésto:

VIVISECCIÓN

La vivisección (del latín vivus y sectĭo) es la disección de un animal cuando aún está vivo.

El daño físico y psicológico que reciben los animales en los laboratorios de experimentación, es cruel y por lo tanto moralmente injustificable. Así como sufren a causa de los crueles experimentos, los animales sufren cada día de existencia en las granjas de cría, donde muchos de ellos empiezan su vida. Dado el incremento del número de experimentos de genética que se llevan a cabo, los animales son criados con deformaciones, incluso con cáncer, hasta que entran en los procesos experimentales. El transporte y las condiciones artificiales e inadecuadas, así como el entorno del laboratorio, causan un grandísimo estrés a estos animales, ellos también pueden experimentar el miedo, el aburrimiento, la depresión y la angustia psicológica, y la totalidad del sufrimiento puede ser inmensa.

SOBRE EL CUESTIONAMIENTO DE LA VALIDEZ CIENTÍFICA DE LOS EXPERIMENTOS

A menudo quienes defienden a los demás animales cuestionan la validez científica de los experimentos a los que se ven sometidos, basándose en las diferencias genéticas existentes entre miembros de diferentes especies y el hecho de que una pequeña diferencia a nivel genético tiene consecuencias negativas a la hora de extrapolar los resultados de los miembros de una especie a los miembros de otra. Pero el problema de que se someta a otros animales no-humanos a tales experimentos no es una cuestión técnica acerca de la fiabilidad de los resultados obtenidos, sino una cuestión ética de base que no puede ser ignorada.

No podemos justificar que se utilice a un ratón en experimentos cuando no estaríamos dispuestos a hacer exactamente lo mismo con otros humanos. El mero hecho de que ese individuo (el ratón) no pertenezca a nuestra especie no justifica que infravaloremos sus intereses y lo utilicemos como un recurso más. Si, efectivamente, el criterio en que basar nuestra decisión sobre con quién experimentar ha de ser el de quién nos dará mayores beneficios con resultados más fiables, estaríamos justificando que utilicemos a otros humanos en experimentos contra su voluntad, e incluso llegaríamos a la conclusión de que tendríamos el deber de hacerlo. Después de todo, no encontraríamos problemas de traspolación de resultados entre especies, pues los sujetos con quienes experimentamos pertenecen a la misma especie que quienes se beneficiarían de sus resultados. No podemos mantener un doble rasero que, en realidad, sólo evidencia nuestra arbitrariedad: si lo que importan son los beneficios obtenidos, algunos humanos serían las víctimas de tal mentalidad.

Si la fiabilidad de resultados no es el criterio que justifique tales prácticas, no debemos emplearlo cuando las víctimas no son humanas.

«Si no fuese por la experimentación con animales no tendríamos el medicamento “…..” que ha salvado muchas vidas humanas»

Afirmar que si no fuese por la experimentación con animales de otras especies no dispondríamos del medicamento X es una afirmación muy atrevida pues no podemos asegurar que no se hubiese podido desarrollar sin utilizar animales. De hecho, se han dado multitud de avances médicos sin la utilización de otros animales y si se invirtiesen la cantidad de recursos que ahora se destinan a experimentar animal en métodos sin animales quizás dispondríamos ya de muchos otros. La historia médica muestra el retraso producido a causa de algunos experimentos con animales  de otras especis (falsos positivos y falsos negativos).

El planteamiento en que se basa la utilización de estos animales incluye una discriminación: se considera que los intereses de esos animales son menos importantes que los nuestros por el simple hecho de que no pertenecen a la especie afortunada (Homo sapiens) —curiosamente la nuestra—. A pesar de que se hayan realizado experimentos sobre humanos involuntarios en el pasado, seguramente la mayoría estaríamos de acuerdo hoy día en que no debemos utilizar a otros humanos en contra de su voluntad para beneficio de los enfermos que se salvarían con ello. Las vidas humanas salvadas han sido al coste de muchas vidas de animales de otras especies que fueron discriminadas arbitrariamente…

Si decidimos realmente basar nuestro criterio en el beneficio para el resto de humanos (desarrollo de medicamentos, vacunas, comprensión de los efectos por toxicidad, etc.) tendríamos que utilizar a otros humanos en tales experimentos en contra de su voluntad pues ello nos daría mejores resultados y un mayor avance de la medicina y de la biología… así que, ¿realmente es ese el criterio que creemos que justifica la experimentación animal?

«Los experimentos con animales son la base de la investigación en biología.. ¿acaso queréis el fin del avance científico y de la medicina?»

No. Estamos a favor de la investigación y del avance científico, pero no a cualquier precio. La búsqueda de conocimiento no es un fin que justifique cualquier acción. La ciencia ha de estar sometida a un razonamiento ético sin discriminaciones arbitrarias que evite el sometimiento de víctimas por parte de los poderosos. En el pasado se llevaron a cabo diversas investigaciones y experimentos con animales humanos no voluntarios que no respetaban, obviamente, los intereses de los afectados como por ejemplo el experimento sobre los efectos de la sífilis a largo plazo con 399 afroamericanos no voluntarios en Tuskegee desde 1932 hasta 1972 —reconocido por el propio gobierno de EEUU— o los experimentos de Josef Mengele durante la década de los cuarenta en Alemania.

cabezmon

ALTERNATIVAS SIN ANIMALES:

Los estudios comparativos de población permiten descubrir patrones en común en la afección de enfermedades o trastornos de forma que permita su prevención. Los estudios epidemiológicos han llevado a descubrir la relación entre el hábito de fumar y el cáncer y a identificar los factores de riesgo. Los estudios de población han demostrado el mecanismo de transmisión del SIDA y otras enfermedades infecciosas, indicando así cómo podían ser prevenidas. Los estudios sobre animales humanos voluntarios (en muchos casos afectados ya por alguna enfermedad ante la cual quieren ayudar a encontrar una cura que beneficie a todos) han servido para aislar las anormalidades en los cerebros de pacientes con esquizofrenia u otros desórdenes mentales. Los estudios in vitro de cultivo celular y de tejidos son utilizados para buscar sustancias, y son formas de producir y probar diversos productos farmacéuticos como vacunas, antibióticos y proteínas terapéuticas.

-Pruebas de toxicidad:

Varios métodos de probar la toxicidad de una sustancia han sido aprobados oficialmente para ser utilizados como reemplazo de los test de toxicidad con animales. Próximamente actualizaremos esta sección con más información.

-Métodos de aprendizaje sin animales:

La mayoría de facultades de medicina de EEUU —incluyendo Harvard, Stanford y Yale— han sustituido ya la utilización de animales vivos en fisiología, farmacología y entrenamiento quirúrgico por métodos de aprendizaje sin animales: desde la observación directa de cirugía sobre pacientes humanos, a los simuladores de pacientes, la utilización de cadáveres donados a tal efecto, sofisticados programas de ordenador, muñecos o modelos especiales para aprendizaje, etc.

(Fuentes: http://www.liberaong.org/nota_explotacion.php?id=5 ; http://www.igualdadanimal.org/experimentacion)

Hay profesionales trabajando ya sobre estas alternativas: aquí está el enlace a PCRM (Physicians Commitee for responsible medicine)

no a la viviseccion!

“Hace quince años, todos los gobiernos de los países industrializados apostaron en el desarrollo de la industria de la biotecnología, donde se ha invertido mucho dinero público. Los gobiernos saben que hay problemas con los OGM (Organismos Genéticamente Modificados), pero si consiguen y publican los resultados de los análisis, resultará que todo lo autorizado hasta el momento ha sido un error de graves consecuencias”

” No hay forma de controlar o limitar territorialmente el cultivo transgénico. Cuando hay un diez por ciento de campo cultivado con transgénicos, ya no lo puedes detener. Una vez que sueltas algo en el medio ambiente, por definición no puedes confinarlo. No puedes poner puertas al campo. Y no son sólo los insectos. Es suficiente con que se mezclen las semillas en los silos, con la maquinaria… Por eso es muy importante no hacer farmacia en el campo. Es incontrolable” (Dr. Guilles-Eric Seralini, biólogo molecular experto de la Comisión europea en transgénicos)

(Ver aquí la entrevista completa)

_____________________________

zona-libre1

Un organismo genéticamente modificado (abreviado OMGOGM o GMO, este último del inglés Genetically Modified Organism) es cualquier organismo (capaz de reproducirse o de transferir material genético, incluidas las entidades microbiológicas celulares o no) cuyo material genético ha sido modificado de una manera que no se produce de forma natural en el apareamiento o en la recombinación natural.

En el siglo XXI su cultivo, uso y comercialización se ha extendido a varios países y regiones, sin embargo, existen aún fuertes controversias en cuanto a que sean seguros y/o convenientes para la salud y para la alimentación de los seres humanos, en especial en el caso de las plantas y animales OGM.

Un caso particular de OGM son los organismos transgénicos, a los que se ha introducido en su genoma uno o varios genes procedentes de una especie diferente.

Los  alimentos transgénicos son aquellos que fueron producidos a partir de un GMO mediante ingeniería genética. Dicho de otra forma, es aquel alimento obtenido de un organismo al cual le han incorporado genes de otro para producir las características deseadas. En la actualidad tienen mayor presencia de alimentos procedentes de plantastransgénicas como el maíz, la cebada o la soja.

Se comenzó a utilizar esta técnica en los cultivos por sus supuestos beneficios: mayor resistencia a las plagas de insectos, alimentos más duraderos y con cualidades más “deseables” a ojos del consumidor, reducción de costes de producción, etc. Pero, ¿cuál es el precio que hay que pagar por estas bondades que ofrecen los alimentos GMO?

1- Riesgos Medioambientales:

A corto, medio y largo plazo, incremento de la contaminación química (ej. con las plantas tolerantes a un herbicida, el agricultor puede usar grandes cantidades de ese herbicida). Contaminación del suelo por acumulación de la toxina.
Posibilidad de cruzamientos exteriores que podrían dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de malas hierbas más agresivas o de parientes silvestres con mayor resistencia a las enfermedades o provocar tensiones ambientales, trastornando el equilibrio del ecosistema. Pueden crearse nuevos virus y aumentar la resistencia de los virus naturales.
2-Desaparición de biodiversidad:
• Por el aumento del uso de productos químicos (efectos sobre flora y fauna);
• Por las toxinas fabricadas por las plantas (matan a insectos beneficiosos o pájaros);
• Por la contaminación genética: Se puede transmitir la modificación genética a especies silvestres emparentadas con la planta transgénica.
Y hay más peligros que acechan:
  • Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas lo que significa que los agricultores tienen poca capacidad de elección.
  • Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99% de agricultores y agricultoras no los cultivan y el 90% de la superficie agrícola mundial sigue libre de transgénicos.
  • La industria anunciaba que en el año 2000 en el 50% de la superficie agraria europea se utilizarían cultivos transgénicos. Actualmente, solo cerca del 0,1% de la superficie agrícola se utilizan transgénicos, lamentablemente la inmensa mayoría en España.
  • Aproximadamente el 20% de los gases de efecto invernadero (GEI) son producidos por la agricultura industrial debido al uso excesivo de fertilizantes de síntesis.
  • El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo. Entre 1996 y 2011, su uso asociado a los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato ha supuesto un incremento de 239.000 kg en el uso de herbicidas en EEUU.
  • En los últimos inviernos, la mortalidad media de las colonias de insectos en Europa ha sido del 20% (con un amplio rango de entre el 1,8% y el 53% de unos países a otros)
  • De los 52 mil millones de dólares anuales gastados en investigación agrícola, tan solo menos del 0,4% se dedica a investigar y evaluar iniciativas específicamente ecológicas

ALIMENTOS_TRANSGENICOS_RGB

Este es un documental llamado “Semillas esclavas” en la que se habla de la problemática de los cultivos transgénicos en España:

Inicialmente se empezó a experimentar con animales para ver las mutaciones creadas si se manipulaban genéticamente, haciéndolos también transgénicos. Son conocidos los animales y plantas a los que se les inoculó ADN de luciérnaga o de una medusa con capacidad fluorescente para poder ver claramente la expresión de dichos genes en el animal modificado.

Está claro que, si la ética falta en el tema agrario, no iba a ser menos la cuestión de experimentación animal. Experimentos aberrantes y dolorosas selecciones animales para ser más económicas, sin interesarse por la calidad de vida de dicho animal (ej. los pollos bróiler, las vacas modificadas para obtener más carne, y un largo etcétera…)

Es muy importante leer las etiquetas de la procedencia de los alimentos. Pero lo mejor es comprar vegetales de orígen ecológico y a ser posible, de alguien a quien se conozca, porque puede dar más garantías que la comprada en un supermercado. Lo ideal (pero muy complicado en las ciudades) sería tener un pequeño huerto, o macetas donde poder cultivar vegetales para auto consumo.

El sistema actual de producción es insostenible, egoísta y sin ética. Las compañías multinacionales campan a sus anchas ante el beneplácito de gobiernos, que se lo permiten. Pero con un pequeño granito de arena cada uno de nosotros, podemos luchar en nuestra pequeña parcela e ir ganando terreno. No podemos quedarnos quietos ni callados. Es importante también divulgar y boicotear a estas compañías:

boicot

transgenicos_iii_semana_2011